miércoles, 8 de octubre de 2008

Sobre la destreza...

En realidad solo se trata de ser diestro, no el que escribe con la derecha, sino diestro de destreza. Tener destreza en las relaciones humanas, a la hora de hacer tu trabajo, en las artes amatorias… Ser diestro con la palabra y con el gesto, que tu nómina actúe con destreza frente a esas dos o tres facturas ineludibles (por no decir 8 o 9)
Que la destreza no te abandone cuando tengas que salir corriendo, o cuando tengas que decidir donde vivir, que comer, a quien amar, cuando decir ‘basta’…
Ser diestro nada tiene que ver con el toreo (¡puaj! ¡puaj!) pero para ser feliz si que tienes que saber torearte a la vida.

¡Señoras y señores! ¡Damas y caballeros! ¡Personas al fin y al cabo!

¡Ante ustedes…! (suenan tambores)

¡La diestra y atribulada Meri!

(…aplausos…)

No hay comentarios: